Información

  • El ciclo menstrual tiene la misión de preparar al organismo para llevar adelante un embarazo exitosamente; preparar al cuerpo para la reproducción.

    En el ciclo menstrual se pueden distinguir dos fases: la Folicular y la Lútea, separadas por el fenómeno de la ovulación.

    Si no ha habido fecundación se produce la muerte funcional del cuerpo amarillo y la mucosa uterina se desvitaliza por falta de estímulos hormonales adecuados.

    Los elementos acumulados se desprenderán y se romperán los vasos sanguíneos, produciendo una pequeña hemorragia, que es la menstruación.

    Este ciclo se repetirá desde la pubertad y a lo largo de muchos años (excepto cuando se produce el embarazo), y hasta la menopausia.

    Cada mujer necesita su “tiempo” para producir todos los cambios hormonales, y eso determina que el ciclo dure 25, 28 o 35 días. Son pequeñas variaciones individuales.

    FASES DEL CICLO


    Folicular: La primera fase se llama folicular, comienza el primer día de la menstruación y termina en el momento de la ovulación, y se llama folicular porque se desarrolla el folículo donde se encuentra el futuro óvulo. En cada ciclo se selecciona aleatoriamente un folículo que crece hasta alcanzar una medida aproximada de 20 mm, entonces se romperá y liberará el óvulo. Durante la fase folicular se producen cambios en la cavidad uterina y en la mucosa endometrial destinados a prepararla para la posible implantación de un embarazo.

    Lútea: Después de la ovulación, comienza la fase lútea o de cuerpo amarillo (aparece en el ovario después de la ovulación) que dura hasta que se implante el posible embarazo o hasta que se produce la menstruación y se inicia el próximo ciclo.

    En esta segunda parte del ciclo, el útero se prepara para la posibilidad de un embarazo, acumulándose sustancias nutritivas y desarrollando cada vez más vasos sanguíneos uterinos.

    CICLO MENSTRUAL


    El ciclo menstrual corresponde a un período de tiempo que dura aproximadamente 28 días (puede ser normal entre los 21 y los 35), que tiene como fin la producción de un óvulo a ser fecundado por un espermatozoide, destinados a llevar adelante un embarazo.

    Durante la menstruación, tu cuerpo está liberándose del recubrimiento interno del útero (matriz). La sangre menstrual fluye del útero a través de una pequeña abertura en el cuello uterino, y sale del cuerpo a través de la vagina.

    La mayoría de los períodos menstruales duran de tres a cinco días y cada ciclo está delimitado por dos menstruaciones.

    Tú ciclo menstrual día por día:

    Día 1
    Sin un óvulo fertilizado para nutrir, no hay necesidad de mantener el revestimiento de las paredes internas del útero. Entonces ese revestimiento interno, o endometrio, se desprende y escurre a través de la vagina, en forma de flujo menstrual.

    Al inicio del período el sangrado es abundante, y va disminuyendo a medida que se aproxima a su término.

    Podés sentir dolor de cabeza, dolor de espalda, o dolores cólicos (por contracciones uterinas).

    Día 2 a 7
    En algún momento de este lapso tu sangrado menstrual cesará.

    Día 9
    La capa interna que reviste las paredes de tu útero comienza a engrosarse nuevamente.

    Día 13 a 15
    Ocurre la ovulación, esto es que un óvulo maduro se desprende de alguno de tus ovarios. Cuando eso ocurre, quizás sientas una ligera punzada en tu abdomen, aunque también es normal que no sientas nada.

    Algunas mujeres pueden ver una mancha de sangre en su ropa interior. La ovulación es el momento más probable en tu ciclo para que te quedes embarazada.

    Día 16 a 19
    Si un espermatozoide- entre los millones contenidos en el semen- encuentra y fertiliza tu óvulo maduro, lo fecundará. Luego ese óvulo fecundado deberá implantarse en la cavidad uterina para proseguir con el embarazo.

    Día 20 a 28
    Si tu óvulo no es fecundado, se desprenderá junto con el endometrio y tu menstruación comenzará nuevamente, dando paso a un nuevo ciclo menstrual. Una semana antes de eso, algunas mujeres retienen líquido en su organismo y sus senos se pondrán hinchados y dolorosos.

    ¿CÓMO FUNCIONA EL CICLO MENSTRUAL?


    1) A partir de la pubertad, la glándula hipófisis, ubicada en base del cerebro, segrega la hormona folículo-estimulante (FSH). El estrógeno, la hormona producida por los ovarios, activa el desarrollo del revestimiento interno de tu útero (el endometrio).

    A la vez que eso ocurre, la FSH estimula la maduración de algunos óvulos en tus ovarios, ubicados en el interior de unas bolsas llenas de fluido llamadas folículos. Si estás embarazada, ese revestimiento interno llamado endometrio se convertirá en un alojamiento nutritivo para el embrión.

    2) Dos semanas más tarde, la glándula hipófisis segrega la hormona luteinizante (LH), haciendo que el óvulo más maduro se desprenda del folículo, ubicado en el ovario. Esto se llama ovulación.

    3) El folículo que contenía el óvulo maduro se vuelve una masa de tejido, llamado cuerpo lúteo. El cuerpo lúteo es encargado de la producción de progesterona, hormona responsable del crecimiento del revestimiento interno del útero, destinado a la alimentación del embrión.

    4) Las fimbrias (unas vellosidades que recubren el interior) de las trompas de Falopio conducen al óvulo liberado desde uno de los ovarios a través de la trompa hacia el interior del útero.

    5) Comúnmente el óvulo se encuentra con el espermatozoide (en el interior de la trompa de Falopio) dentro de 24 horas después de la ovulación y antes de alcanzar el útero, y de esa manera es fecundado. Entonces se desplaza hacia el interior de la cavidad uterina, donde se desarrolla como un futuro embrión.

    Paralelamente, más progesterona es producida para el mantenimiento del endometrio. La menstruación cesa.

    A pesar de que un óvulo no sobrevive más de un día, los espermatozoides pueden permanecer activos dentro de la cavidad uterina de dos a cinco días. Es por eso que puede haber embarazo si se tienen relaciones sexuales algunos días antes o después de la ovulación. Si el óvulo no es fertilizado, el endometrio se desprende y sale del cuerpo en forma de menstruación.

  • La dismenorrea (o dolor menstrual) es una afección frecuente entre mujeres en edad reproductiva.


    Se trata de un dolor provocado por las contracciones uterinas, que tienen lugar durante la menstruación. Por lo general, el dolor comienza antes de la menstruación y se hace más intenso en los primeros días, para luego ir diminuyendo.


    Comienza en forma lenta como una sensación de peso en la parte baja del abdomen que se incrementa con las horas, previo a las primeras pérdidas. Puede hacerse tan intenso, que impide la actividad normal y, en ocasiones, acompañarse de náuseas y trastornos intestinales.


    El dolor de tipo cólico suele propagarse a la región lumbar y muslos, y puede variar desde simples molestias llevaderas, a un dolor mucho más intenso, asociarse a decaimiento generalizado, obligando a la mujer a guardar reposo.


    Las sustancias químicas que ocasionan ese malestar son las prostaglandinas, que estimulan la contracción del útero y el tacto gastrointestinal (espasmo) causando dolor.

     

    Dismenorrea o dolor menstrual


    * Existen dos tipos de dismenorrea:


    * Dismenorrea Primaria: Es la más frecuente, hay un aumento en la actividad muscular uterina (aumento en la frecuencia de las contracciones por incremento de la actividad debido a la acción de las prostaglandinas).


    * Dismenorrea Secundaria: Aparece como consecuencia de algún problema ginecológico específico que se identifica en el examen médico y eventualmente, algún método complementario.


    El dolor puede estar además asociado o no al Síndrome de Tensión Premenstrual (amplio rango de síntomas emocionales o físicos que típicamente se presentan más o menos de 5 a 11 días antes de que una mujer comience su ciclo menstrual mensual). Si bien en los casos severos puede ser invalidante, un diagnóstico correcto y una estrategia de tratamiento adecuada  hacen posible una soluciín integral a la dismenorrea.


    No todas las mujeres sufren el síndrome premenstrual, aunque tengan molestias los días previos a la menstruación.


    Manifestaciones: Tensión mamaria, Cambios en el suño, Alteraciones del apetito, Palpitaciones, Dolor de cabeza, Acne o urticaria, Estreñimiento o diarrea, Rigidez muscular, Cambios en el interés sexual, Dolor de espalda.


    Síntomas Psicológicos: Tensión o intranquilidad, Depresión,   Sentimiento de tristeza, Ansiedad, Dificultad de concentración, Cansancio y fatiga, Irritabilidad.


  • Consejos para aliviar los dolores menstruales:


    • Hacer ejercicio físico.

    • Tomar un antinflamatorio no esteroideo, como el ibuprofeno, que disminuye
      la producción de prostaglandinas.

    • Aplicar calor seco en la zona.

    • Masajear suavemente el abdomen inferior.

    • Mantener una alimentación saludable.

    • Descansar y relajarse.

     

    Ante cualquier duda, consultá a tu médico, él podrá asesorarte.

Términos de Uso Política de Privacidad Pie de Imprenta Mapa Del Sitio Referencias

Lea atentamente el prospecto y ante la menor duda consulte a su médico y/o famacéutico


L.AR.MKT.CC.11.2015.0270